15. Música vocal profana del Renacimiento

1. “Si la noche haze escura” 1552 (Villancico de Diego Pisador perteneciente al Cancionero de Upsala)

Apasionada interpretación del villancico en voz de “El Cortesano” (contratenor: José Hernández Pastor) y acompañamiento de vihuela por parte de Ariel Abramovich.

Si la noche haze escura

Y tan corto es el camino

¿Cómo no venís, amigo?

La media noche es pasada

y el que me pena no viene;

mi desdicha lo detiene

que nascí tan desdichada

Házeme vivir penada,

Y  muéstraseme enemigo,

¿Cómo no venis amigo?

2. “Tant que vivray” (Chanson de Claudin de Sermisy-1490-1562) Conjunto “Ensemble Clement Janequin)

Pieza para cuatro voces mixtas.

Mientras viva en edad floreciente,
serviré al poderoso dios del amor
en hechos, en dichos, en canciones y acordes.
durante varios días me ha dejado languideciendo,
pero tras el duelo me ha hecho alegrarme,
pues tengo el amor de la bella de cuerpo gentil.
Su alianza
es mi fianza,
su corazón es mío,
el mío es suyo,
fuera tristeza,
viva la alegría,
pues que en el amor hay tanto bien.

Cuando la quiero servir y honrar,
cuando por escritos quiero decorar su nombre,
cuando la veo y visito a menudo,
los envidiosos no hacen mas que murmurar de ello,
pero nuestro amor no sabría durar menos,
por eso, o tanto más, se lleva el viento.
A pesar de la envidia,
toda mi vida
te amaré
y cantaré.
es la primera,
es la última
que he servido y serviré.

3.”Zefiro torna e´il bon tempo rimena” (Madrigal de Luca Marenzio -1553-1599) para un poema de Francesco Petrarca)

Concierto de graduación del los licenciados en Dirección coral de la ULA dirigidos por Hector Moy.

Céfiro vuelve y el buen tiempo trae,

y las flores y la hierba, su dulce familia,

y los silbidos de Procne y el llanto de Filomela,

y la Primavera cándida y bermeja.

Ríen los prados, y el cielo se despeja,

Júpiter se alegra de mirar a su hija,

el aire y el agua y la tierra están de amor llenas,

los animales se reconcilian.

Pero para mí, infeliz, vuelven los más duros

suspiros, que del profundo corazón arrancó

aquella que al Cielo se llevó sus llaves;

y cantan los pajaritos, y florecen los campos,

y en las bellas y honestas mujeres los gestos suaves

son un desierto, y fieras hostiles y salvajes.

       (Francesco Petrarca)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s